Prometo

prometoHoy he viendo a hacerte una promesa, amor:

Desde hace mucho tiempo estoy  enamorada de ti, no sabría decirte cuánto tiempo, pero  hace mucho ya, pues ni recuerdo el momento exacto en que mi corazón se levantó y te quiso para él. Es curioso como parece algo que en mi vida siempre ha sido una constante. Al principio fue duro, ya que no me atrevía a decirte nada, el miedo o la timidez era algo que me paralizaba  totalmente. Las preguntas rondaban mi cabeza, ¿me querrá? ¿sabrá lo que siento? ¿cómo se lo diré? Aunque luego fue sencillo, como las cosas increíbles de la vida: cuestan trabajo, pero luego, cuando pasan, parecen algo que ha pasado sin querer, muy bien y como por maravilla. ¡Y así es nuestra  relación! Maravillosa, aunque costara un poco que  yo me dijera que podríamos estar juntos. Ahora  todo es diferente.

Bien,  pues  quiero hoy, un día cualquiera, un día bonito y donde el sol ha salido por la mañana y parece que nada puede pasar más allá de lo normal. Pues no, hay que celebrar  cada día de nuestra vida y hoy,  por el mero hecho de querernos y de estar juntos, quiero que sepas que te quiero, pero también te prometo que ese sentimiento no cambiará,  pase lo que pase, aunque sean los años. Tengo una convicción fuerte en nosotros, en nuestra vida y en lo que nos queremos. Así que, despreocúpate, lo nuestro es para siempre, no lo dudes. El amor puede con todo: con la distancia, con el tiempo y con las cosas malas, solo hay que tener confianza, el uno en el otro, de una manera ciega y maravillosa.

Así que te lo prometo otra vez: nunca se acabará mi amor y sé que tampoco el tuyo. Así que solo nos queda ser felices.