La llamada del amor

113

Mientras contemplo a tu lado la brillante luz de la luna,

con su eterno reflejo en mi corazón, como una laguna,

siento que tú eres la mejor: como tú ninguna.

Te miro a los ojos y me estremezco por completo de arriba a abajo,

un sentimiento como este, es un placer más que un trabajo,

por que eres la mujer de mi vida, esa que me hace enloquecer,

y que de los pies a la cabeza me hace estremecer.

Son muchas las horas que hemos pasado juntos, y no me canso de tí,

quiero que tomes mi corazón, y para siempre lo lleves: lo mejor de mi.

La vida nos abre sus puertas a la felicidad, y sé, que contigo,

no voy a desperdiciar esta gran oportunidad.