Mi niña, mi luz

72
Al toque fantástico de tu piel de seda
que rozan mis labios, sedientos de ti,
no creo que nunca, no creo que pueda,
alejarme de ti por aquella vereda,
desde donde por primera vez te vi.
El mágico elixir de tus dulces besos
Me hace adicto a tu corazón
Que cuando vamos bajo los cerezos
Y nos ocultan follajes espesos
Damos rienda suelta a nuestra ilusión.
Alegres cantando bajo la lluvia
Como niños reimos, con risa sin fin
Mientras mis ojos risueños estudian
las gotas de agua en tu cabellera rubia
tus lindos hoyuelos, y soy feliz.
Juntos de noche estrellas contamos,
Una, dos, doscientas, cien mil,
Y al perder la cuenta de nuevo empezamos
Al calor de besos, ahí nos amamos,
Bajo esas estrellas de luz y marfil
Y si es por la playa que juntos andamos
Al batir de las olas a nuestros pies
Unidos al futuro lo contemplamos
Niños, jóvenes, adultos, ancianos:
Toda la vida juntos ¡y aún después!