Cuando bailo contigo

247

Hay una danza perpetua que siempre mueve a los enamorados,

que su corazones latentes, siempre mantiene pegados.

Por que cuando bailo contigo no hay nada alrededor,

tan solo un mundo que mirar, mientras siento amor.

El día que te conocí fue la ocasión más esperada,

tú, tan bella, llegaste como una noche estrellada,

luché como un caballero por su mujer enamorada,

para darte todo lo que alguien como tú se merece,

otra cosa sin más, a mi pobre corazón entristece.

Podría ofrecerte una vida de felicidad eterna,

tú y yo, cada noche, sobre la luna llena,

para disfrutar de esta pasión

que de gozo me ha llenado el corazón.

Jamás seré capaz de olvidar tu nombre,

lo firmo de verdad, por ti seré un hombre,

y viajaré hasta el final de mis días,

para llevarte por siempre todas mis alegrías.