Tu mirada, un océano

104

Mi ángel de ojos azules, mi mar de aguas revoltosas,

quiero ser un marinero, para perderme en tu mirada.

Dulce como el chocolate, y sin embargo tan salada,

cuando te ríes conmigo, sé que estás enamorada.

Te has ido, y tu perfume todavía está en mi almohada,

Cuento las horas que queden, para poder volver a ver tu mirada.

Desde que llegaste a mi, me has robado todo, hasta mi corazón,

y el amor que siento en mi pecho, cada latido, me hace perder la razón.

Quiero pedirte una promesa eterna para que te quedes a mi lado,

te trataré como el bien más precioso, con total cuidado,

por que sé que en mi interior, hay un hombre enamorado.

Simplemente quédate cerca, y cógeme de la mano.