Feliz día del padre

Hola papá, hoy tengo una carta para ti.

He de decirte que como padre siempre has sido para mí como un Superman, como una persona que podía hacerlo todo en cualquier momento, cuando crecí me di cuenta de que, además de ser verdad, también eras una persona confiable a quién le podría contar los problemas que venían aparejados a mi edad y a todo lo que me estaba pasando por la cabeza. Así que, gracias, papá, por ser tan maravilloso y por pasar tanto tiempo a mi lado, al de nuestra familia y nunca dejar que nos hundiéramos en los malos momentos. Cuando  algo malo ocurría siempre estabas tu ahí, como una roca, dándonos un abrazo o simplemente estando con nosotros esperando el mejor momento para actuar y para que supiéramos que todo estaba bien, aunque pareciera mal. Pero también quiero darte las gracias por lo bueno, por los cumpleaños, por las fiestas, por todo lo que hemos celebrado juntos y por tener siempre una sonrisa, aunque el trabajo no fuera bien, aunque tu mundo personal no fuera perfecto, jamás lo vimos en ti. Es por eso que quiero que sepas que, si existieran los súper  héroes, tu sería uno de ellos. Por hacernos sentir a todos seguros y contentos en cada paso de la vida y por no desfallecer cuando caíamos una y otra vez en las mismas piedras. También por ser firme con los estudios y con la idea de que seamos alguien en nuestro futuro. Ya que sin ese futuro que tus nos has ayudado a forjar, no somos absolutamente nadie. Pero sobre todo gracias a ti por ser quién eres, por enseñarnos esa parte que no es de padre, sino de amigo, que hasta que hemos sido adultos nos has vedado por nuestro bien. Ahora sé quién eres y estoy muy feliz de que seas mi padre.