Todo lo que hemos compartido

223

Gran amigo:

Con un gran dolor que se apodera de lo más profundo de mi corazón escribo estas palabras de despedida, por que te has ido para no volver, dejando un gran hueco en nuestras vidas.

Hay que aprender a afrontar la perdida, así como todas aquellas cosas que nos hacen daño, una importante lección que tú me has ayudado a comprender tantas veces. Sin embargo, ahora que no estás, se me hace más difícil que nunca.

Pero sé que hay que continuar hacia adelante, y que tú serías el primero que no se dejaría llevar por la tristeza, y que trataría de continuar, pese al gran dolor que hubiera en tu corazón.

Esta carta de despedida es la mejor manera que he encontrado de decirte que sé que no voy a poder olvidarte nunca, por que desde el primer día que nos conocimos has sido una persona muy especial para mi, alguien con que siempre llevaré en lo más hondo de mi memoria.

Éramos tan solo unos simples niños cuando nuestras miradas se cruzaron por primera vez, todavía no he sido capaz de olvidar la manera tan dulce y sencilla en la que nuestra amistad floreció como un día sin sol, repleto de nubes, el que todo parece pasar.

Y ahora simplemente quiero volverte a ver, pero sé que no puedo. Te añoro y me pierdo en todos aquellos recuerdos que me atormentan, pero he aprendido a vivir a través de los pensamientos positivos, algo que tú me has enseñado perfectamente.

Un amigo como tú es algo que tan solo sucede a lo largo de una vez en la vida, por ese motivo sé que nunca podré olvidarte.

Eres alguien muy especial, todo un ejemplo a seguir, que me ha dado muchas importantes cosas en la vida.

Te quiero.