Siempre pienso en ti

Hoy tengo una carta para ti:

Hace un tiempo que no nos hablamos. Para mí es muy duro, muy complicado no estar contigo a cada momento del camino. Odio como nos estamos separando, ya que a cada paso, a cada momento que pasamos así, no hay manera de llegar a un entendimiento. Nuestra última pelea ha sido realmente dura, tan fuerte que no hemos hablado. Y yo me siento muy sola, muy vacía, ya que yo solo pienso en ti, en todo lo que me gustaría estar contigo. Cuando río, cuando lloro, cuando paso el tiempo haciendo nada, prefiero estar contigo a no estarlo. Y no puedo levantar el teléfono y hablarte. ¿Por qué no puedo? Porqué tú no quieres, básicamente.

¿Cómo nos hemos hecho eso? ¿Cómo ha sido posible? Yo sigo aquí, esperando por ti y sobre todo para que recapacites. Te lo digo de verdad, una pelea, por muy grande que sea, no es manera de acabar lo nuestro. La maravilla de todo lo que hemos vivido, es una pena que acabemos así. Nuestro amor es puro y hemos luchado muy duro por tenerlo. Debemos luchar.

Así que esta carta es mi manera de luchar por ti, por tu manera de ser, por nuestro cariño y por todo lo que hemos vivido. Te pido perdón, mi cabeza solo intenta saber qué hizo tan mal, y no sé qué hacer para poder arréglalo. Mis palabras salen del corazón, de los rescoldos del corazón. Lo siento mucho, no sé qué hacer ya para que me hagas caso, no quieres hablar conmigo y esta es mi última baza. Espero poder gastarla bien. Te quiero mucho, tanto que no hay sitio para nada más para mí que tú. Perdóname y volvamos a ser felices, es lo mejor para los dos, te lo prometo.